Comunidad es igual a un coworking

¿Sabes realmente qué es una comunidad? Es algo más que un grupo de personas, es compartir, crear y fusionar fuerzas dejando atrás el pensamiento de que son recursos individuales, sino más bien, un ecosistema que genera crecimiento personal y global. No tienes que estar de acuerdo con todo, solo salir de tu zona de confort y trabajar en los zapatos de otros.

Las relaciones personales han evolucionado, no solo por el crecimiento de la era digital que notablemente cambio paradigmas, sino que, creó un nuevo mundo de sociabilización el cual se ha visto interrumpido por lo tradicional. Debido a que, se puede creer que ya no basta con tener muchos números telefónicos o contactos en WhatsApp, las verdaderas relaciones de triunfo son redes más amplias, son gente o grupos bien relacionados. Siendo los individuos quienes deben alimentarlas, mantenerlas vivas.

Es por ello que cuando hablamos de comunidad, nos imaginamos un espacio físico con personas conectadas en un fin o idea, no necesariamente algo tangible, por el contrario, son los idiomas, las costumbres, los valores, las actividades, la visión del mundo, la edad y otros lo que determinan a una organización social.

A la hora de fijar el beneficio de la colaboración entre espacios y personas, existe un estrecho vínculo de aprendizaje e intercambio de conocimiento. Si bien este tipo de conexiones promueven nuevos proyectos, su principal valor no es monetario, al contrario, está directamente relacionado con la creación de grupos y aprendizajes que influyen en la existencia de un modelo más sólido en una estructura participativa.

De esta forma, los espacios de coworking han sabido afianzar este potencial, creando puntos de encuentro para comunidades de innovadores y semilleros de nuevas ideas, así como también, creativos y grandes inversionistas. Es un mundo donde no existen los límites para el conocimiento y las ganas de co-crear diariamente. La estrategia,se basa en buscar todos los canales para lograr una retroalimentación en el contenido de valor que se maneja.

Con la intención, de generar nuevas sinergias que se conviertan en aliados de desarrollo para el emprendimiento local y global. Organizar eventos propios, asistir a capacitaciones o charlas de tendencias es la mejor forma de llegar a crear una comunidad de éxito que genere sentimientos, tanto a las personas que van dirigidas a un objetivo común como a los terceros que buscan entender e involucrarse al gremio. El fruto de todos estos esfuerzos permitirá resolver diversos retos y problemas desde diferentes ópticas.

El corazón de los coworkings es su comunidad, trabajar en equipo aunque se tengan intereses individuales, será un plus que no limitará a los que no laboren físicamente en el espacio, sino que también incluirá a las que comparten la filosofía. La mejor forma de beneficiarse de estos grupos, es recopilar las ideas y crear una inteligencia colectiva que permita persuadir a los ejecutivos que bordean una organización, a compañeros de trabajo y hasta las familias. Es sencillamente alimentar las ganas por hacer los sueños realidad.

por Karina Benítez